• Imprimir

Agenda Urbana de Cataluña

Actualmente, el 54,60% de la población mundial vive en ámbitos urbanos y se prevé que la cifra llegue al 66% en el 2050.

05/11/2018 12:11
Ejes

En el 2016 la ONU aprueba la Nueva Agenda Urbana (NAVE) en la que se inspira la Agenda Urbana de Cataluña que se establece como la guía para el desarrollo sostenible de las ciudades en las próximas décadas. Su objetivo es superar los problemas endémicos creados por la explosión urbana del siglo pasado con el crecimiento de las ciudades basado en el consumo de suelo y en un urbanismo expansivo. 

El 74% de los habitantes en la Unión Europea vive en un territorio con un denso entramado de ciudades medias y pequeñas con una potente área metropolitana que extiende su influencia más allá de sus límites físicos generando riqueza y empleo.

En Cataluña las 8 comarcas con economías no agrarias generan el 77,66% del PIB catalán (2015), donde 8 de cada 10 habitantes viven en las ciudades, cuyos retos son el acceso a la vivienda, la desigualdad, la seguridad o la cohesión social y el acceso a los servicios básicos.

Por eso hace falta otro modelo urbano que dé respuesta a la realidad actual de las nuevas tendencias: 

  • La revolución tecnológica: comercio electrónico, incremento de la movilidad asociada a su transporte, movilidad autónoma y conectada, smart cities, uso de drones y realidad ampliada.
  • Los nuevos impactos ambientales: efecto isla de calor en las ciudades, regresión del litoral, cambio climático, contaminación, soberanía alimenticia o llegada de refugiados climáticos.
  • El cambio del modelo energético: vehículos eléctricos con infraestructuras asociadas, instalaciones de energía solar o fotovoltaica.

La Agenda Urbana de Cataluña será un acuerdo estratégico de país para diseñar los hábitats urbanos del futuro teniendo en cuenta estos impactos. Representa, por lo tanto, una oportunidad para la modernización del país y una contribución a la sostenibilidad del planeta ya que intervienen a todos los actores que influyen sobre el territorio.

Tendrá 6 ejes temáticos:

  1. Hábitats urbanos saludables: este eje propondrá acciones para garantizar entornos saludables, con un servicio de saneamiento y suministro de agua adecuado, un aire limpio, y la producción y consumo de energías no basadas en combustibles fósiles.
  2. Bienestar de las personas: con el objetivo de garantizar ciudades seguras, diversas, inclusivas y con espacios colectivos que permitan la interacción entre los ciudadanos.
  3. Calidad urbana: la agenda quiere conseguir ciudades que garanticen el acceso a la vivienda, que sean compactas, mixtas y con una densidad de población adecuada para permitir la proximidad a los bienes y servicios, con acceso al transporte y con unos espacios públicos de calidad.
  4. Prosperidad económica: para buscar un modelo turístico sostenible, explorar nuevos modelos productivos con alto valor añadido (start-ups, biotecnología), promocionar los clusters de conocimiento y la economía verde y circular.
  5. Dimensión territorial: para mejorar la gestión de los riesgos asociados al cambio climático e incrementar la capacidad de adaptación a sus efectos tanto de los sistemas naturales como de los sectores socioeconómicos. Este punto incluye ciudades bien conectadas con sus territorios e impulsar los corredores biológicos y las infraestructuras verdes, la protección de áreas estratégicas, la soberanía alimenticia o la protección de suelos con valor agrícola.
  6. Buen gobierno: la Agenda apuesta por revisar la financiación de los gobiernos locales y la distribución de los recursos financieros, fomentar la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones, mejorar el control del gasto público y garantizar la descentralización y la subsidiariedad.

El Govern apuesta por un proceso de elaboración basado en un amplio consenso, estratégico en sus conclusiones y vinculante para todas las administraciones. Para conseguirlo se ha impulsado la creación de la Asamblea Urbana de Cataluña, órgano adscrito al Departamento de Territorio y Sostenibilidad que redactará y validará la Agenda antes de que el Govern la apruebe.

El proceso de elaboración de la Agenda Urbana se someterá a tres fases de participación ciudadana: 1) diagnosis de la situación actual -abierta a las aportaciones de la ciudadanía y de los expertos-; 2) elaboración -por parte de los grupo de trabajo de la Asamblea- de un documento de medidas generales y estrategias abierto a la ciudadanía; 3) elaboración de un documento final con las actuaciones concretas que resulte, validado por la Asamblea, aprobado para el Consejo Ejecutivo del Gobierno y sometido a información pública. La previsión es aprobar la Agenda en el 2020.

Para garantizar que los acuerdos contenidos en la Agenda Urbana se apliquen, se elaborarán indicadores de seguimiento de su aplicación y la Asamblea funcionará como órgano de control. Además, se elaborarán informes periódicos de valoración.

Para garantizar su éxito el Govern apuesta por un proceso de elaboración basado en un amplio consenso, estratégico en sus conclusiones y vinculante para todas las administraciones.