Para hacer efectivas las competencias en materia de urbanismo y de protección del territorio establecidas por la Constitución, el Estatuto y la Ley de urbanismo, se atribuye a los órganos administrativos las facultades que les corresponde.

Las comisiones de urbanismo, en el marco legal de sus competencias, cumplen funciones de carácter informativo, consultor, gestor y resolutivo y, a instancia de los ayuntamientos, también cumplen funciones interpretativas.