• Imprimir

Hacia una nueva ley de montaña

Los territorios de montaña tienen requisitos y características especiales. Así, el carácter singular de los territorios de montaña de Cataluña fue objeto de reconocimiento específico mediante la Ley 2/1983, de 9 de marzo, de alta montaña.

La Ley de alta montaña es, aun hoy, innovadora y única en el Estado español y, sin duda, ha sido un instrumento muy útil para impulsar el desarrollo de los territorios de montaña. Se articula principalmente en base a cuatro elementos:

  • la definición de un ámbito territorial objeto de actuación: las comarcas y las zonas de montaña;
  • la formulación de unos instrumentos de gestión específicos, como los planes comarcales de montaña;
  • la creación de unos organismos propios, como el Consejo General de Montaña y los consejos de montaña; y, finalmente,
  • la implantación de medidas para favorecer y consolidar el desarrollo socioeconómico.

A lo largo de los más de treinta años transcurridos desde su aprobación, el país en general y los territorios de montaña en particular han experimentado suficientes transformaciones para que se plantee la necesidad de adaptar este marco legal. Efectivamente, las transformaciones socioeconómicas (demográficas, nivel de renta...), en la calidad de vida (mejora de infraestructuras, universalización de los servicios...), político-administrativas (entrada en la Unión Europea, recuperación de las comarcas, consolidación de los consejos comarcales, el régimen especial de Aran...) e, incluso, de cariz más conceptual (sostenibilidad, sociedad de la información, etc.), justifican un nuevo enfoque de la política de montaña.

Por otra parte, la creación de órganos como la Dirección General de Políticas de Montaña y el Instituto para el Desarrollo y la Promoción del Alto Pirineo y el Arán, el despliegue de los planes territoriales parciales o la aparición de otras políticas territoriales son también aspectos que hacen necesario un reajuste de los objetivos y el encaje del articulado con la nueva realidad.

Junio 2011
Se constituye un grupo de trabajo interno, dentro del Departamento de Territorio y Sostenibilidad (DTES), para establecer las bases de una nueva Ley de montaña.

Noviembre 2011
Reunión del Consejo General de Montaña (CGM) en el Pont de Suert, presidido por el entonces consejero del DTES, Lluís Recoder. Se aprueba iniciar un periodo de reflexión participativo para la reformulación de la política de montaña y sus instrumentos.

Febrero 2012
Cumplimiendo con el acuerdo del CGM, personal técnico del DTES se reúne en Berga, Manresa, La Seu d'Urgell y Tremp con representantes de los consejos comarcales y alcaldes para hacer balance de la política de montaña, identificar los retos de futuro y debatir la utilidad de los diversos instrumentos.

Octubre 2012
Las tareas del grupo de trabajo interno del DTES culminan en una primera propuesta de articulado de la futura Ley de las comarcas de montaña, aún con muchas dudas y lagunas.

Mayo 2013
Se reanuda el proceso, ahora con la preparación de un documento sobre la nueva Ley de montaña para presentar al consejero del DTES (ahora Santi Vila) y al director general de Ordenación del Territorio y Urbanismo. Contiene una diagnosis, la motivación, las premisas, unos elementos de propuesta, los conflictos a gestionar y un posible calendario.

Mayo 2014
La Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo (DGOTU) crea un grupo de trabajo técnico, conformado por personal del DTES y personal técnico y profesional que trabaja en el Pirineo en diversas políticas estratégicas para el desarrollo de las comarcas de montaña, como medio natural, turismo, agricultura, gestión forestal, etc. Este grupo se reúne en La Seu d'Urgell (27 de junio), Sort (11 de julio) y Berga (30 de julio) y elabora un informe de conclusiones.

Julio de 2014
La DGOTU convoca los principales departamentos de la Generalitat concernidos en la política de montaña (Gobernación, Agricultura, Empresa y Empleo y Economía). Hay consenso en que se debe fortalecer la política de montaña.

Noviembre 2014
Se presenta y se debate, en Puigcerdà y La Seu d'Urgell, el documento de conclusiones del grupo de trabajo técnico con los presidentes de los diez consejos comarcales de montaña y los alcaldes de las capitales de estas diez comarcas. En el marco de estas reuniones, se toma la decisión de convocar un debate abierto en enero de 2015.

Enero 2015
Se hacen efectivas las dos sesiones de debate abiertas a la ciudadanía, en Berga (21 de enero) y en Sort (28 de enero). Se elaboran sendos documentos de conclusiones, que se ponen a disposición del público general en la web del DTES.

Marzo 2016
Se crea la Dirección General de Políticas de Montaña y se nombra Albert Alins para que la dirija.

Junio-julio 2016
El director general de Políticas de Montaña efectúa diversas reuniones con los representantes de los territorios de montaña, para dar cuenta de los ejes principales de la DG de Políticas de Montaña y de las bases de la nueva Ley de montaña.

  • 15 de abril, Consejo Comarcal de la Cerdanya
  • 27 de mayo, Consejo Comarcal del Solsonès
  • 7 de junio, Consejo Comarcal del Pallars Sobirà
  • 9 de junio, Consejo Comarcal del Alt Urgell
  • 9 de junio, Consejo Comarcal de la Garrotxa
  • 15 de junio, Zona de Montaña de las Mesetas Centrales
  • 16 de junio, Consejo Comarcal del Berguedà
  • 28 de junio, Consejo Comarcal del Pallars Jussà
  • 12 de julio, Consejo Comarcal del Ripollès
  • 21 de julio, Zona de Montaña de Prades-Montsant

Julio 2016
Se reúne en Sort (29 de julio) el Consejo General de Montaña, presidido por el consejero del DTES, Josep Rull. Se presentan los contenidos básicos de la nueva ley de montaña, los objetivos, el ámbito, los instrumentos, los órganos y la financiación. También se hace referencia al calendario, que depende de la elaboración de la memoria preliminar, la redacción del anteproyecto y un periodo de información institucional (con una nueva ronda de reuniones con el territorio), y que ha de culminar con la aprobación por parte del Gobierno del Anteproyecto de ley de montaña y la consiguiente discusión en marco parlamentario, ya durante el segundo semestre de 2017.

Diciembre 2016
El Consell Executiu aprueba la meoria preliminar del Anteprojecto de Ley de montaña

Marzo 2017
Creación del Grupo de trabajo interdepartamental sobre el Anteproyecto de la Ley de montaña

 

El enfoque de la nueva Ley de montaña parte, necesariamente, del reconocimiento de la especificidad de la montaña y de la búsqueda de la eficiencia territorial.

Como principales objetivos:

  • a) Favorecer el crecimiento demográfico y la fijación de residentes permanentes, por la superación del actual umbral de despoblamiento de muchas áreas de montaña.
  • b) Fomentar la implantación y el desarrollo de empresas y proyectos económicos, con la creación de políticas de atracción.
  • c) Preservar y, al mismo tiempo, poner en valor los activos territoriales estratégicos, entre los cuales el patrimonio natural, arquitectónico, cultural y paisajístico.
  • d) Minimizar la posición territorial periférica con respecto a los principales nodos de actividad, garantizando unas mejores movilidad (viària) y comunicación (digital) y una adecuación de los servicios a las necesidades específicas.
  • e) Ajustar el conjunto de las políticas públicas y la prestación de servicios a la realidad y especificidad de los ámbitos de montaña.
  • f) Promover instrumentos de participación, propuesta y concertación.

Marco de aplicación
De momento, se sigue concretando en las nueve comarcas de montaña y Arán, además de los 137 municipios de montaña de la ley vigente. En el debate posterior a la presentación del Anteproyecto ya habrá tiempo para discutirlo. En cambio, como marco conceptual de planificación se podrían establecer tres niveles:

  • El regional: una veguería, el Alto Pirineo y Arán
  • El comarcal: nueve comarcas más el Arán, individualmente o con agregaciones diversas
  • El municipal: trescientos municipios.

Instrumentos
Con respecto a los instrumentos, se prevén tres tipologías:

  • Instrumentos estructurantes: los planes de acción inmediata
    Son los programas clásicos, que se relacionan fundamentalmente con el objetivo d) y continúan en la línea de los planes comarcales de montaña (actuaciones concretas y localizadas de arreglo de carreteras, de mejora de telecomunicaciones, etc.), si bien de duración (bianual) y tramitación más ágiles. Se centran básicamente en las infraestructuras y los equipamientos. Incluye las acciones del órgano competente en el despliegue de la política de montaña, como las ayudas destinadas a corregir disfuncionalidades específicas de este ámbito; por ejemplo, en la accesibilidad en los núcleos de población o en la limpieza de la nieve de la red vial de titularidad municipal.
  • Instrumentos operativos: los programas estratégicos integrados
    Herramientas flexibles y eficaces que se caracterizan para a) capacidad tractora y corrección de dinámicas territoriales disfuncionales; b) integración y coordinación entre agentes económicos públicos y privados; c) carácter innovador y capacidad de abrir nuevos escenarios, y d) viables y autosuficientes, más allá de su implantación inicial. Se centran sobre todo en los campos de la actividad económica y la puesta en valor de la naturaleza y del patrimonio, a partir de nuevas fórmulas de trabajo y de cooperación: es el despliegue del propio programa quien tiene que resolver su ámbito, los objetivos concretos, los agentes públicos y privados que participan, las fórmulas de cooperación, la financiación o los resultados esperados.
  • Instrumentos correctores: el tratamiento diferenciado
    Introducción del “hecho montañés” en la cultura de las diferentes administraciones. Los condicionantes territoriales específicos (demográficos, climatológicos, de situación, etc.) se tienen que ver reflejados en las correspondientes disposiciones normativas.

Órganos
Consejo General de Montaña, órgano de consulta y de asesoramiento. Incorporará también representantes del sector privado.
Observatorio Catalán de la Montaña: aparte de recoger, analizar y difundir los datos relativos a la evolución de los principales indicadores socioeconómicos, debe informar de la adecuación de las normativas sectoriales.
Oficina Técnica de la Montaña: encargada de promover y hacer el seguimiento de los programas estratégicos integrados

Financiación
La Ley de montaña debe tener disponibilidad presupuestaria garantizada. Eso significa establecer una dotación económica suficiente para el funcionamiento de los organismos y los instrumentos previstos. También para el despliegue de las políticas sectoriales y para financiar los programas estratégicos integrados.

Detalle del proceso de participación abierto al conjunto de la ciudadanía y estructurado en dos sesiones de debate que se celebraron el 21 y el 28 de Enero de 2015 en Berga y en Sort, respectivamente.

Fecha de actualización:  21.12.2016