• Imprimir

Marco de referencia

Los enfoques supramunicipales son los ámbitos de actuación preferente para la ordenación conjunta de un territorio. En Cataluña, esta ordenación se hace de acuerdo con unos instrumentos de planificación territorial y de unos planes urbanísticos específicos. Los instrumentos de planificación territorial son: el Plan territorial general, los planes territoriales parciales y los planes territoriales sectoriales. El instrumento específico para la ordenación urbanística supramunicipal son los planes directores.

En el año 1983 se aprobó la Carta europea de ordenación del territorio y se fijaron unos objetivos que, en esencia, todavía son válidos, aunque han experimentado adaptaciones conceptuales. Los objetivos son: alcanzar el desarrollo socioeconómico y equilibrado de las regiones, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y
 ciudadanas, gestionar responsablemente los recursos, proteger el medio ambiente y utilizar el territorio de manera racional. El año 1992, a la Cumbre de Rio se incorporó y tomó forma la idea de desarrollo sostenible que ha significado un enriquecimiento y nuevos puntos de vista en los objetivos territoriales y que, de manera general, implica pensar acciones que eviten al máximo la destrucción de los recursos naturales con el compromiso de no estropearlos para las generaciones futuras.

La ordenación del territorio implica tres tipos de intervención: la legislación, la planificación y la ejecución de los
 planes aprobados. Estas intervenciones, con diversas secuencias en el tiempo, forman parte del proceso global para ordenar el territorio.



Si la planificación territorial tiene como a escala de trabajo los ámbitos de
 escala regional o, en el caso de Cataluña, como mínimo comarcal, el planeamiento urbanístico ordena básicamente el ámbito municipal, salvo los planes directores urbanísticos, que agrupan más de un municipio. La ordenación física que se deriva de la actividad territorial y urbanística se completa con políticas y actuaciones específicas en el paisaje, la costa y la montaña, con el objetivo de velar por la respectiva protección.