• Imprimir

Participación ciudadana

La participación o implicación ciudadana es la incorporación, de forma transparente y ordenada, de las personas y la sociedad civil en la toma de decisiones públicas, con el fin de apoderarlas. Junto con la transparencia y la apertura de datos, conforma el gobierno abierto, una nueva forma de gobernar que transforma la relación entre la ciudadanía y las administraciones.

La participación es un derecho de la ciudadanía, tanto en el proceso de elaboración, como en el de seguimiento y evaluación de una determinada política. Así, la toma de decisiones que afectan a la gestión pública se ve enriquecida por la visión de la ciudadanía. Entendemos esta participación no sólo como un proceso de información pública o de consulta, sino como un proceso de debate, deliberación y diálogo. Distinguimos entre:

  • Procesos de participación, espacios temporales que tienen como objetivo recoger las aportaciones de la ciudadanía en relación con una temática concreta.
  • Espacios estables de participación, órganos de la Administración con ámbitos de debate permanentes que facilitan el debate de carácter estratégico a escala sectorial, con representantes de la sociedad civil organizada. Son espacios donde sólo pueden participar sus miembros.