La participación activa en las políticas públicas es un derecho de la ciudadanía, tanto en el proceso de elaboración, como en el de ejecución y el de seguimiento de una determinada política. Entendemos esta participación no sólo como un proceso de información pública o de consulta, sino como un proceso de debate, deliberación y diálogo con la ciudadanía. Una participación con una capacidad real de influencia que permite avanzar hacia una democracia deliberativa. Distinguimos entre:

  • Procesos de participación, espacios temporales que tienen como objetivo recoger las aportaciones de la ciudadanía en relación con una temática concreta.
  • Espacios estables de participación (consejos sociales y ente de participación ciudadana), órganos de la Administración con ámbitos de debate permanentes que facilitan el debate de carácter estratégico a escala sectorial, con representantes de la sociedad civil organizada. Son espacios en que sólo podemos participar los miembros.

A continuación encontraréis todos los procesos de participación ciudadana vigentes del Departamento